Trastorno Depresivo Estacional

¿UNA DEPRESION POR FALTA DE LUZ SOLAR?

 

Trastorno Depresivo Estacional
S.A.D. del inglés Seasonal Affective Disorder

 

También llamada Depresión Invernal, es un trastorno del ánimo recurrente, cíclico y que en general se presenta en invierno.
Los inicios se pueden manifestar ya en la niñez y es muy sub diagnosticada incluso en la adolescencia y adultez. Es más frecuente en mujeres. Hay mayor riesgo en aquellas poblaciones que habitan en lugares con largas noches invernales. Puede incluso presentarse en el verano. En general, se describe como una depresión con síntomas más leves a moderados, pero hay muchos casos en que es muy profunda, incluyendo la suicidabilidad.

Los Síntomas:

Aumento del apetito con aumento de peso
Aumento del sueño con somnolencia diurna
Menos energía, fatiga, movimientos lentos
Incapacidad para concentrarse, en la lectura en TV- Noticias o films, prepara exámenes, en lo laboral: afecta la eficiencia
Pérdida de interés en el trabajo y otras actividades: lo doméstico se hace fútil, actividades futuras mínimas no se realizan
Aislamiento social  con su entorno familiar y amistades

Durante las largas noches invernales y particularmente en las regiones nórdicas del planeta se segrega mayor cantidad de Melatonina. Esta hormona induce el sueño, y se vincula con procesos neuroendocrinos y neurofisiológicos como el ritmo sueño-vigilia, alteraciones motoras, la temperatura, el envejecimiento y los estados de ánimo como la Depresión. El ajuste de nuestro reloj se logra con una exposición matinal a la luz solar de 30 minutos.
Por otra parte se ha estudiado, aunque no hay resultados concluyentes, la Serotonina, neurotransmisor  que desciende a sus niveles más bajos  durante el invierno. A esta molécula  le han descrito acciones como por ejemplo, el control de la ira, la agresividad, la temperatura corporal, el humor, el sueño, la sexualidad y el apetito, todas implicadas en la Depresión.

Tratamiento:
Durante mucho tiempo esta singular depresión fue - y continúa siendo - abordada y tratada como una Depresión reactiva u otras, es decir: con antidepresivos, tranquilizantes, psicoterapia. Pero los resultados positivos siguen siendo muy bajos.
Sin embargo, se encontró que la luminoterapia o la fototerapia, arrojaban  resultados extraordinariamente positivos.

Luminoterapia:
Consiste en una fuente de luz de una lámpara capaz de iluminar con 10.000 lux (medida de luminosidad).
El paciente debe situar su cara entre unos 30 a 40 centímetros de la lámpara, y entretanto puede leer, conversar, mirar en rededor.
Se comienza con sesiones matinales breves y se va aumentando a diario, hasta llegar a 30 minutos de exposición, con un promedio total de 12 a 15 sesiones el paciente comienza  a sentirse mejor, desde el inicio del proceso  Este tratamiento carece de contraindicaciones -salvo en bipolares- (pasaje a manía).
Están descritas otras afecciones que asombran por la mejoría que presentan bajo luminoterapia. Las nombramos, puesto que son asombrosas las afecciones susceptibles de beneficiar con este tratamiento:

  • Trastornos del Sueño (jet lag, turnos de trabajo: avances o retrasos, hipersomnia)
  • Trastorno disfórico premenstrual
  • Enfermedades neurodegenerativas ¡Alzheimer y Parkinson¡
  • Fibromialgia
  • Se ha nombrado: tristeza simple, falta de iniciativa,…

Esta terapia no invalida el uso de antidepresivos, algunos pueden acelerar la  recuperación y estabilizar mejor al paciente. La psicoterapia es de muy buena indicación, pues estos pacientes pudieron haber presentado sus primeros síntomas depresivos del SAD en la adolescencia, y ser correctamente diagnosticados 10, 15 ó 20 años después, y en el intertanto, ¿cuántas situaciones que alteraron su vida han debido atravesar estos pacientes así afectados?